Cliff Lee.

Cliff Lee volvió al montículo por los Filis el lunes, justo a tiempo para que los equipos interesados en sus servicios pudieran verlo lanzar. El zurdo no se vio muy afinado que digamos.

El veterano, quien batalló con dolores en el codo izquierdo desde mediados de mayo hasta el lunes, tuvo problemas con su comando en su apertura contra los Gigantes. Tiró 5.2 entradas en lo que al final fue una derrota por 7-4, en la que San Francisco le anotó seis carreras con 12 hits y una base por bolas. Diez de los 12 imparables fueron sencillos.

La ineficacia de Lee podría atribuirse a "oxidación" o una falta de ejecución. Y con una salida faltante antes de la fecha límite de cambios del 31 de julio-el sábado por la noche, si es que los Filis mantienen su rotación hasta entonces-habrá tiempo para que Lee lance mejor.

Hay algunos números secundarios del lunes que sugieren que el veterano no está lejos de exhibir una mejor forma.

El pitcheo más común de Lee, la recta de dos costuras, estuvo como tal el lunes. Antes de lesionarse, el zurdo la tiró con una velocidad promedio de 89.8 millas por hora, según FanGraphs.com-un poco menos que en años anteriores-y el lunes estuvo en 89-90 MPH. Sin embargo, durante el sexto inning sólo dos de las nueve rectas alcanzaron las 90 MPH. Estuvo pudo haberse atribuido al creciente conteo de lanzamientos a esa altura del partido, ya que Lee no había tirado a nivel de Grandes Ligas en más de dos meses.

El cambio de velocidad de Lee tuvo más o menos el mismo movimiento de siempre; el serpentinero lo tiró con aproximadamente la misma frecuencia que en abril y mayo, cuando los bateadores conectaron para promedio de .146 al ser ése el último pitcheo del turno. Así mismo, Lee utilizó su recta cortada con esencialmente la misma frecuencia que antes de su lesión.

Mientras el zurdo tiró el 65.6% de sus pitcheos para strike (59 de 90)-cifra consistente con sus promedios de esta temporada y de por vida-tuvo problemas con el control al hacer el primer lanzamiento de un turno. Lee tiró para strike el primer pitcheo de un turno 13 veces en 28 oportunidades, mientras que en su carrera lo ha hecho típicamente el 66.7% del tiempo.

Los Gigantes le hicieron pagar el precio por eso. En los tres innings en que San Francisco anotó carreras, Lee tiró strike con el primer pitcheo apenas siete veces en 16 turnos. Por ejemplo, el veterano se puso abajo 1-0 ante Adam Duvall, antes de tirarle una recta por el mismo medio que éste aprovechó para conectar cuadrangular de dos carreras. Lo mismo pasó en el conteo con Hunter Pence, quien dio un sencillo empujador que puso fin a la salida del zurdo.

También vale la pena tomar en cuenta los números finales de Lee el lunes. Es fácil ver seis carreras permitidas en 5.2 entradas y pensar que el lanzador no estuvo nada bien. Pero si no hubiera salido a tirar el sexto episodio, habría terminado con tres limpias en 5.0 innings-una salida no brillante, pero respetable para una primera apertura en más de dos meses.