Erick Aybar se toma un "selfie" con Ian Kinsler y Nelson Cruz. (Jim Mone/AP)

MINNEAPOLIS -- El manager de los Angelinos, Mike Scioscia, ha dicho desde hace muchos años que Erick Aybar es uno de los mejores torpederos de Grandes Ligas.

Por fin en el 2014-aunque haya sido por una lesión de Alex Gordon de los Reales-el veterano dominicano del equipo de Los Angeles-Anaheim fue reconocido con una convocación al Juego de Estrellas.

"Es una bendición de Dios cuando tú estás en el Juego de Estrellas con tantas estrellas, con tanto talento que hay aquí. Ahora mismo me siento feliz y contento", dijo Aybar mientras disfrutaba el ambiente del Clásico de Media Temporada en el Target Field.

La verdad es que desde el 2009, Aybar ha tenido varias temporadas sólidas tanto con el guante como el bate.

Siempre confiable a la defensa, este año el oriundo de Baní lleva WAR defensivo de 0.9, la tercera mejor de la Liga Americana. Y con el madero tiene promedio de .283, porcentaje de embasarse de .320 y slugging de .411 en 92 juegos y 389 veces al plato.

Son números que le dan una proyección para una temporada muy similar a varias que ya ha registrado en años anteriores, sin ser llamado al Juego de Estrellas.

"Todo pasa por un momento", dijo un Aybar filosófico. "Los otros años ya pasaron y estamos en un año maravilloso. Dios siempre está con uno y ha sido una bendición de Dios estar aquí".

Además de su buena campaña individual, Aybar se ve con la posibilidad de participar en los playoffs por primera vez desde aquel 2009, cuando sus Angelinos llevaron a los Yankees-que al final se coronaron campeones de la Serie Mundial-a un Juego 6 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Cuatro años sin colarse en playoffs, en medio de firmas de alto perfil (léase Albert Pujols, Josh Hamilton y C.J. Wilson) empañadas por lesiones, parecen ser cosa del pasado en Anaheim. Los Angelinos llegaron a la pausa del Juego de Estrellas con marca de 57-37. Están a 1.5 juego de los punteros Atléticos de Oakland en el Oeste de la Liga Americana, pero de cualquier manera firmes con el primer Comodín del Joven Circuito.

"Siempre hemos jugado un buen béisbol, lo que pasa es no podemos ganarlo todo", dijo Aybar al hablar de los fracasos en Anaheim en las últimas cuatro temporadas antes del 2014. "Sabemos que la competencia de aquel lado está fuerte, pero creo que estamos jugando la pelota ahora mismo sin presión.

"Estamos jugando fuerte todos los días y hay que seguir luchando".