Eugenio Suárez. (AP)

DETROIT - Eugenio Suárez tendrá la oportunidad de encargarse de las paradas cortas de los Tigres. Detroit subió al prospecto de 22 años desde Triple-A Toledo.

El movimiento le da un nuevo panorama al campo corto de los Tigres, luego de una falta general de bateo entre Andrew Romine y Danny Worth, quienes han llenado el vacío dejado por el cubano José Iglesias.

Suárez bateó .302 (43-13) con cuatro dobles, dos jonrones y siete empujadas en dos semanas con Triple-A Toledo, después de ser ascendido desde Doble-A Erie a mediados de mayo.

El infielder causó una gran impresión hace una semana. Con el presidente/gerente general de los Tigres presente, junto al asistente especial del equipo Jim Leyland, Suárez se fue de 4-3 con un cuadrangular-batazo que salió del Fifth Third Field-y un doble, quedando a un triple de batear para el ciclo. También hizo un tiro desde el hoyo profundo del campo corto que se pareció a los de costumbre un Derek Jeter en su apogeo.

Pero tan importante como eso fue el hecho de completar par de doble-matanzas y jugar un partido limpio a la defensa como torpedero.

"No perdió la concentración", fue el comentario del manager de Toledo, Larry Parrish.

Mientras el bateo de Suárez ha mermado algo desde su buen inicio a nivel de Triple-A, su defensa ha permanecido relativamente estable.

En el pasado, el reporte de los scouts sobre Suárez era que el venezolano podía hacer una jugada espectacular un inning y que la entrada siguiente era capaz de jugarle mal un batazo de rutina debido a una falta de concentración. Es algo del que el joven está consciente, motivo por el que viene haciendo un trabajo extra todos los días. Además, está escuchando los consejos de su compatriota Omar Vizquel, su jugador favorito en su infancia y actualmente coach de primera de los Tigres.

"Él me tenía trabajando duro en mi defensa", dijo Suárez. "Me dijo que jugara duro, que completara las jugadas de rutina para sacar los outs. Eso es lo que me dijo, que tenía buena defensa, buenas manos y que siguiera trabajando duro todos los días".

Suárez causó una buena impresión entre los directivos de los Tigres en los entrenamientos. También recibió una buena dosis de tiempo de juego en la Liga de la Toronja ante la lesión de Iglesias. Una vez éste último fue descartado en marzo, Detroit quiso que Suárez adquiriera más experiencia a nivel de liga menor antes de subirlo.