Brian McCann. (Charles Rex Arbogast/AP)

La firma de Brian McCann de parte de los Yankees transmite un mensaje que quizás no quieran escuchar los otros 29 equipos de Grandes Ligas.

Pese a su expreso deseo de mantenerse por debajo de los US$189 millones en su nómina para evitar el impuesto de lujo, Nueva York va a hacer lo necesario para restablecerse como los verdaderos Yankees en el 2014.

McCann firmó por un monto formidable-cinco años y US$85 millones, que se convertirán en seis años y US$100 millones de mantenerse el cátcher en salud y ejercerse la opción para una última temporada.

El receptor de 29 años podría ser el verdadero tesoro de la agencia libre este invierno. Es un sólido cátcher defensivo, un bateador productivo, buen manejador de pitchers, un ciudadano sólido y un gran compañero de equipo. McCann ha sido convocado a siete de los últimos Juegos de Estrellas.

Los Rangers también estuvieron detrás de los servicios del veterano, pero cuando Texas hizo el cambio por Prince Fielder y asumió US$138 millones de su contrato de US$168 millones, Arlington se convirtió en un destino mucho menos probable para McCann.

Se informó que los Medias Rojas también estuvieron interesados en los servicios de McCann, lo cual debe de poner más contentos a unos Yankees que se quedaron con el cátcher.

De cualquier forma, hay que comparar lo que hicieron con McCann ahora con lo que pasó hace un año, cuando su receptor anterior Russell Martin firmó por dos temporadas y US$17 millones con los Piratas. Los Yankees nunca se recuperaron de la ida de Martin, siendo sus cátchers principales en el 2013 Chris Stewart, el venezolano Francisco Cervelli y Austin Romine.

Del otro lado, los Piratas aprovecharon la calidad de Martin. Una gran diferencia para Pittsburgh entre el 2012 y el 2013 fue cómo el receptor frenó las bases robadas de la oposición.

La diferencia principal entre Martin y McCann es que el segundo es mejor bateador, y por mucho. Su poder desde el lado izquierdo del plato será ideal para el Yankee Stadium y, cuando tenga un descanso de la receptoría, caerá bien como bateador designado. Por eso es que McCann recibió un contrato tan jugoso como cátcher. En cuanto a salario por temporada, será el receptor mejor pagado de Grandes Ligas. Joe Mauer gana US$24 millones por campaña, pero ahora será primera base en los Mellizos.

La firma de McCann podría ser sólo el comienzo para los Yankees. Tienen pendiente la firma o no del segunda base dominicano Robinson Canó. El intermedista será, sin duda, el agente libre más caro del invierno-la única interrogante será qué tan caro. Es difícil imaginar que otro club pudiera ganarle a Nueva York en una competencia de dólares por Canó.

Además, se ha informado que los Bombarderos del Bronx están interesados en firmar al boricua Carlos Beltrán. El jardinero tiene 36 años y no es candidato para recibir un pacto a largo plazo. Pero en los Cardenales, Beltrán demostró que con un descanso ocasional aún puede ser un pelotero productivo durante una campaña entera y una postemporada.

A los Yankees les quedan muchas interrogantes en cuanto a su cuerpo monticular. Pero ya en este invierno han dejado saber cuáles son sus intenciones de cara al 2014.

La firma de McCann es algo notable, y no sólo por el monto del contrato. El pacto señala que los Yankees no se van a refugiar en un conservadorismo económico. También demuestra que ésta es una organización que no será pasiva luego de perderse la postemporada por apenas la segunda vez desde 1995.