Martín Prado. (Keith Srakocic/AP)

PHOENIX -- En un sentido, Martín Prado fue un compañero demasiado bueno al principio de la temporada luego de llegar a Arizona desde Atlanta en el cambio por Justin Upton.

"Es un gran muchacho, con buena mente para el juego y un gran compañero", dijo el manager de los Diamondbacks, Kirk Gibson. "Tuvo que lidiar con mucho este año. No cambió de liga, pero sí de división y fue un gran ajuste para él.

"Creo que un nuevo equipo, vivir en otro lado luego de estar con los Bravos durante toda su carrera, pues fue un gran ajuste para él".

Al principio de esta campaña, Prado bateó segundo en el lineup y según Gibson, el venezolano trató de darle a la banda contraria con demasiada frecuencia y de avanzar a los corredores, en vez de empujarlos.

Gibson y el coach de bateo asistente de Arizona, Turner Ward, vieron los videos de Prado y determinaron que el maracayero no estaba halando la bola lo suficiente.

Entonces, para tratar que de lo hiciera más, Gibson puso a Prado en el puesto número 5 del orden de bateo.

"Ahí es que empezó a producir", dijo Gibson. "Ahora se siente cómodo con sus compañeros y con todo lo que le rodea. Ha sido una gran adquisición para nosotros".