SAN FRANCISCO -- El hombre asesinado con un puñal durante una confrontación después de un partido de los Dodgers contra los Gigantes en San Francisco era hijo de un guardia de seguridad del club de Los Ángeles, informó el jueves el equipo.

El padre de Jonathan Denver trabaja en la seguridad del Dodger Stadium, dijo Jared Kaufer, vocero de los Dodgers.

Denver, de 24 años, caminaba el miércoles por la noche con su padre, su hermano y otras dos personas cerca del estadio de los Gigantes cuando su grupo intercambió palabras con algunos aficionados de San Francisco que salían de un club nocturno, dijo la policía de esta ciudad.

De las palabras pasaron a los golpes y Denver, que traía una gorra de los Dodgers, fue apuñalado fatalmente.

"No existe una explicación racional para este acto sin sentido", afirmaron los Dodgers en un comunicado. "El dolor que ha ocasionado esto a su familia y amigos es inimaginable".

Denver asistió al partido acompañado de sus familiares. Al llegar la octava entrada del encuentro que los Gigantes ganaron 6-4, decidieron salir del estadio. Sus atacantes no acudieron al juego.

El jefe de policía Greg Suhr dijo que dos personas están bajo custodia y que una de ellas enfrentará cargos por homicidio.

"Uno de los sospechosos que está en custodia ha realizado declaraciones incriminatorias y será acusado del homicidio del señor Denver", dijo Suhr en una sesión informativa por la tarde. "Aún continuamos con la pesquisa para determinar qué va a ocurrir con el otro sospechoso que está arrestado".

Suhr no reveló el nombre de los sospechosos en el apuñalamiento, el cual pone de relieve la acérrima rivalidad que existe entre los adversarios divisionales.

"Aunque esta es una de las rivalidades con más antecedentes en el béisbol... ninguna vida debería estar en riesgo ya sea en el partido, al salir de éste ni a seis cuadras de distancia", enfatizó Suhr.

El altercado ocurrido a varias cuadras del AT&T Park fue la segunda confrontación violenta entre aficionados de los equipos en los últimos años que termina en muerte o lesiones graves. Un paramédico del norte de California, aficionado de los Gigantes, sufrió un traumatismo cerebral después que dos hombres con ropa de los Dodgers lo atacaron tras un partido entre ambos clubes el 31 de marzo de 2011 en Los Angeles.

Durante los hechos del miércoles, en un principio nadie sufrió lesiones graves en la pelea ocurrida aproximadamente 90 minutos después de que terminó el juego, pero el pleito se reanudó poco después, dijo Suhr.

No está claro quién inició el segundo enfrentamiento, señaló, pero éste terminó con la muerte de Denver.

Suhr exhortó a los aficionados a cuidar su comportamiento.

"Por favor, respeten que cada quien le vaya al equipo que quiera", afirmó.