Edwin Encarnación

NUEVA YORK -- Hace un año, el nombre de Edwin Encarnación fue incluido en muchas listas de las "injusticias" de jugadores no convocados al Juego de Estrellas de Kansas City.

En el 2013, fue imposible ignorar la actuación del dominicano al bate con los Azulejos en la primera mitad de la temporada. Por ende, el toletero tiene su primera participación en el Clásico de Media Temporada.

"Es algo grande, un sueño hecho realidad", dijo Encarnación, veterano de nueve temporadas en Grandes Ligas con Cincinnati y Toronto. "En verdad que es para esto que uno trabaja."

En cierto sentido, la convocación de Encarnación al 84 Juego de Estrellas ha sido la culminación de muchos años en ascenso como bateador, primero con los Rojos y desde el 2009 con los Azulejos.

La temporada pasada-por mucho su mejor campaña completa de Grandes Ligas hasta ahora-el oriundo de La Romana llevaba 23 jonrones, 58 empujadas y promedio de .295 para mediados de julio. Pero el ser ignorado para el Juego de Estrellas no le impidió establecer en el 2012 las mejores marcas de su carrera en cuadrangulares con 42, impulsadas con 110 y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) con .941.

Este año Encarnación ha seguido encendido bateando mayormente detrás de su compatriota José Bautista, con 25 vuelacercas (empatado por el tercer lugar en Grandes Ligas), 72 remolcadas (tercero en la Liga Americana) y OPS de .885.

"Edwin lleva este ritmo desde hace más de dos años y ya es hora de que se le reconozca y que sea seleccionado para estar aquí", dijo Bautista acerca de su compañero de equipo. "Estoy contento por él."

A sus 30 años, Encarnación ha alcanzado una madurez envidiable en el plato y ahora mismo parece disfrutar el apogeo de su carrera.

"Gracias a Dios la preparación que vengo haciendo me ha ayudado bastante y el trabajo hace que todo sea posible", dijo Encarnación al hablar de sus números redondos al bate. "El trabajo que me he dedicado a hacer en los últimos años ha dado resultados. Seguiré trabajando y dando el 100% de mí."

AMBIENTE DOMINICANO EN TORONTO
Una nueva generación de fanáticos dominicanos ha tenido la oportunidad de ver una fuerte presencia dominicana en los Azulejos. En los años 80 y principio de los 90, los descubiertos por el scout Epifanio Guerrero se hicieron sentir. Los nombres en aquel entonces eran Alfredo Griffin, George Bell, Tony Fernández, Nelson Liriano, Manuel Lee y Juan Guzmán, entre otros.

Ahora los quisqueyanos en Toronto son Encarnación, Bautista, José Reyes, Melky Cabrera, Emilio Bonifacio y Esmil Rogers.

"Es un ambiente dominicano, de orgullo", comentó al respecto Encarnación. "Es emocionante. Estamos contentos con la energía que brinda cada uno de nosotros. Yo, Melky, Bauista, Rogers.

"Lo que necesitamos es empezar a ganar para seguir disfrutando."

DECEPCIÓN COLECTIVA EN TORONTO
Encarnación señala "empezar a ganar" como la clave. Efectivamente, luego de tantas expectativas con un roster renovado en Toronto, los Azulejos no han dado la talla. A pesar de una racha de 11 victorias consecutivas en junio, el equipo está hundido en el Este de la Liga Americana con marca de 45-49, a 11.5 juegos del primer lugar.

Los abridores de los Azulejos llevan efectividad colectiva de .507, la segunda peor de todas las Grandes Ligas.

"Es muy importante el pitcheo", dijo Encarnación al referirse a los problemas del equipo canadiense este año. "Un equipo sin pitcheo no puede ir a ningún lado. Si el pitcheo abridor hace el trabajo que hizo en los 11 juegos que ganamos en línea, creo que nosotros nos vamos a meter en la pelea, porque es lo único que necesitamos."

Pase lo que pase en la tabla de posiciones, Encarnación está decidido a terminar fuerte la temporada con el madero.

"El ánimo siempre está ahí. Siempre hay esa energía", dijo. "El trabajo es lo más importante. Voy a dar lo mejor de mí."