Andrés Galarraga (izq) y Carlos González

DENVER -- El domingo revivió recuerdos gratos en los aficionados de los Rockies, cuando el cañonero venezolano Andrés Galarraga regresó al Coors Field.

El "Gato" tuvo un reencuentro con tres de sus ex compañeros en Colorado - Walt Weiss, el mexicano Vinny Castilla y Dante Bichette -- quienes forman parte del cuerpo de instructores del equipo. Galarraga fue parte de los Rockies de 1993 a 1997, con quienes encabezó las Grandes Ligas en 1993 con un promedio de .370 y lideró el Viejo Circuito con 47 cuadrangulares en 1997.

"Me siento como en casa", declaró Galarraga, quien hizo el primer lanzamiento ceremonial antes del cierre de la serie de los Rockies ante los Dodgers. "Me siento como si estuviera de visita, sudando, especialmente cuando veo a Vinny Castilla, Dante Bichette como coach de bateo, a Walt Weiss, Eric Young, Jr. -- recuerdo verlo atrapando elevados en los jardines cuando era pequeño, ahora lo veo en el equipo bateando".

Galarraga, convocado cinco veces al Juego de Estrellas, fue parte de los Bombarderos de la Calle Blake, un cuarteto de toleteros de los Rockies a mediados de los años noventa que también incluyó a Bichette, Castilla y Larry Walker, el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 1997. Los cuatro cañoneros aprovecharon la altitud de Denver y ayudaron a la nueva franquicia a ganar popularidad en sus inicios.

El descomunal jonrón de 529 pies con casa llena que Galarraga pegó en la Florida -- uno de los hits más inolvidables en su carrera -- sigue siendo el vuelacercas más largo en la historia de los Rockies.

"Los mejores cinco años de mi carrera posiblemente fueron en Colorado", expresó Galarraga. "Jugué para los aficionados, 60,000 personas, todos los días, cada juego. Eso fue increíble".

Galarraga ahora vive en la Florida, y se siente satisfecho con la oportunidad de pasar más tiempo con sus tres hijos en su vida después del béisbol. Pero aún se encuentra en salud y tiene que resistir colocarse un uniforme y entrar en una caja de bateo otra vez.

"Estaré listo si me necesitan como bateador emergente o cualquier cosa", bromeó.