Domingo Santana. (astros.com)

KISSIMME, Florida.- Entre los jugadores de los Tigres del Licey, Domingo Santana fue el que mejor actuación ofensiva desarrolló en el sistema de ligas menores de Estados Unidos en la estación de 2012.

Pero el jardinero derecho de la organización Astros de Houston es consciente de que su gran actuación en clase A avanzada no le hace candidato para escalar al equipo mayor, que en este 2013 debutará en la Liga Americana, como parte del último ajuste que hizo el Comisionado de las Grandes Ligas del Béisbol.

"Tengo posibilidades de hacer el equipo doble A y en eso es que estamos trabajando fuerte", dijo el portento de potente brazo en entrevista para Liceytv HD, en el campo de entrenamiento de los Astros, en Kissimme, Florida.

También es consciente de que Houston es un equipo en reconstrucción, luego de una fratricida temporada de 2012 que lo llevó a ocupar la cola en la División Central de la Liga Nacional, y que a veces a los prospectos como él les toma más tiempo encontrar una oportunidad en un equipo grande.

"Claro, uno siempre tiene que estar preparado. Todos los días son difíciles y es uno quien tiene que tratar de hacerlos buenos", reaccionó Santana cuando la enviada de Liceytv HD, Sussy Jiménez, le cuestionó sobre si estaba preparado por si les llegan esos días difíciles para encontrar un hueco en los Astros.

Sobre su estancia en los campos de entrenamientos, aseguró que se lleva muy bien con todos, que siempre están en "chercha", "pero cuando estamos en trabajo, es en trabajo".

Sobre el apoyo de sus familiares, el nativo de Santo Domingo de 6´5" de estatura y 230 libras dijo que siempre se mantiene en contacto con ellos en República Dominicana, Nueva York y Saint Thomas (en el Caribe oriental). "Mi familia siempre está encima de mí, gracias a Dios", señaló.

En cuanto a su breve experiencia en el invierno pasado con los Tigres del Licey, Santana la evaluó como provechosa. "Yo la veo como un momento para coger mucha experiencia, porque hay muchos peloteros de Grandes Ligas que están por encima de uno y se toma experiencia de ellos", apuntó.

Santana se desempeñó en 2012 con el Lancaster, de la Liga de California, clase A avanzada. Terminó con promedio de bateo de .302, por disparar 138 imparables en 457 turnos en 119 partidos.

El bateador derecho acumuló 55 batazos de bases extras, repartidos en 23 cuadrangulares, 26 dobletes y seis triples. Se quedó a tres de impulsar el centenar de carreras (97), anotó 87 y se robó siete bases.

Su promedio de embasarse (OBP) fue de .385, robusto para un bateador de poder, su Sluging .536 por sus 245 bases alcanzadas y un OPS (suma del OBP y SLG) .921.

Su punto vulnerable fue la cantidad de ponches encajados (148), por solo 55 bases por bolas recibidas. En la defensiva, si poderoso brazo le permitió conseguir un número significativo de asistencias, poniendo outs a corredores en las bases y en el plato.