Rodrigo López. (Matt York/AP)

SCOTTSDALE, Arizona - El Salt River Fields fue una montaña rusa de emociones para la selección mexicana y su fanaticada durante toda esta primera fecha del Grupo D del Clásico Mundial.

Al final, fueron los italianos que tuvieron la última palabra, sorprendiendo a todos con una victoria por 6-5 sobre la tropa del dirigente Rick Rentería.

"Italia nos peleó muy bien", dijo el capataz, quien vio al estelar de Grandes Ligas Sergio Romo permitir dos carreras en el noveno inning que marcaron la diferencia en contra de México. "A ningún equipo puedes tomarlo como si no fuera nada."

Efectivamente, Rentería había hablado antes del partido de no subestimar a la selección italiana, que era vista por la mayoría de los expertos como poca competencia para México, Estados Unidos y Canadá, sus contrincantes en el Grupo D. Pero con los aportes de los nombres más conocidos del equipo-Anthony Rizzo, Chris Denorfia, Drew Butera y Jason Grilli-Italia demostró una vez más que en el béisbol gana quien ejecuta a la hora buena.

"Hay que darle crédito a Italia", dijo el segunda base Ramiro Peña, quien se fue de 4-2 con par de dobles, una anotada y una empujada por México. "Nos jugó tremendo juego. Se fueron arriba, nosotros regresamos y así fue durante todo el partido, peleado."

En los días previos a este primer choque, mucho se habló de la calidad del pitcheo mexicano para este torneo. Pero tres de los "caballos" del cuerpo monticular-Rodrigo López, Alfredo Aceves y Romo-permitieron dos carreras cada uno.

Lo más llamativo tal vez haya sido el caso de Romo, cerrador de los Gigantes, quien permitió tres hits y dos carreras en el noveno episodio para cargar con la derrota-aunque justo es decir que hubo par de batazos que el jardinero izquierdo Edgar González dejó de atrapar que pudieron haber marcado la diferencia.

"(Romo) estuvo dolido, al igual que el club entero", comentó Rentería. "Los muchachos toman esto muy a pecho. Creo que todos los equipos.

"Pero sí dijeron otra cosa luego de unos minutos: 'Mañana es otro día y hay que mantener la frente en alto, porque luchamos'. Si nos hubiéramos dado por vencidos, estaría yo molesto. Pero no fue así. Seguimos jugando hasta el final."

Efectivamente, México llenó las bases en el cierre de la novena entrada, pero Jorge Cantú-quien había limpiado las bases con doble empujador de tres carreras en el primer inning-falló con rodado a segunda frente a Grilli para ponerle fin al partido.

Esa clase de "guerrilla", como describió Rentería el estilo de sus pupilos, será necesaria el viernes. Con esta derrota contra Italia, ya no hay margen de error para México en el Grupo D. Y eso que viene precisamente la prueba más fuerte, medirse a los Estados Unidos en el Chase Field de Phoenix.

"Tenemos que ganar, ya no tenemos chance de perder", dijo Peña. "Hay que darle con todo."

Y claro, esperar mejores resultados.